27 jul. 2011

El Narco Complace a Empresarios: No Secuestros

Miércoles 27 de Julio de 2011 02:50



La amenaza tiene tono culichi y ritmo de hip-hop: "En esta tierra el secuestro es prohibido. Acaten las reglas, ya están advertidos". El mensaje no fue lanzado por ninguna autoridad del orden de Baja California, sino está plasmado en la letra de la canción "Welcome to Tijuana. El cártel de La Rana", que interpretan Gerardo Ortiz y Jorge Santa Cruz.

El narco-corrido está dedicado a los narcotraficantes conocidos como El Aquiles y La Rana, que según investigaciones de las autoridades mexicanas son los actuales representantes del cártel de Sinaloa en Baja California.

La advertencia no cae en vano en Tijuana, al parecer esta nueva generación de delincuentes no pretende cometer los errores de sus antecesores, como lo fueron Teodoro García Simental, "El Teo", Raydel López Uriarte, "La Perra", y Francisco Javier Arellano Félix, "El Tigrillo", quienes realizaban secuestros, cobraban "taxes" por cruzar droga por el estado y disolvían en ácido a sus víctimas.

El hartazgo llega cuando los afectados son los que anteriormente eran los beneficiados de mantener pactos corruptos con el crimen organizado, sostiene el investigador y especialista en temas de seguridad Edgardo Buscaglia.

Añade que mientras las víctimas de secuestros u homicidios no sean aquellos empresarios, políticos o ministros que antes convivían en clubes con narcotraficantes, como en el caso de Colombia, es difícil que se impulsen reformas para combatir el crimen organizado.


Edgardo Buscaglia.
Para el también consejero de la Organización de las Naciones Unidas, el combate a la delincuencia organizada solo es posible a través de un acuerdo político, en el que participen partidos políticos, gobiernos y élites.

Señala que los narcotraficantes no se asocian con empresas solo para lavar dinero, sino también para utilizar sus infraestructuras y canales de distribución.

Con relación del Estado, apunta que debe definir tres pilares, que son: 1. De prevención social (que consiste en un proyecto de desarrollo social); 2. Identificar y proteger a la víctima, y 3. Enjuiciar.

Edgardo Buscaglia es mal visto por el presidente Felipe Calderón, porque ha declarado, en base a las detenciones de narcotraficantes, que el Gobierno Federal ha beneficiado al cártel de Sinaloa.

El académico del ITAM sostiene que el gobierno federal no debe buscar negociar con la delincuencia, como lo han declarado algunos de los simpatizantes de esta idea, entre ellos Jorge Castañeda.

La opción, añade, es impulsar una reforma judicial, atacar la corrupción y desmantelar las empresas que brindan su infraestructura a grupos criminales.

"Bienvenida a la muerte"

Buscaglia estuvo en Tijuana el pasado 20 de julio y en el tema del hartazgo "social" sus palabras reflejaron la ciudad de los años 2005 a 2008, cuando se registró una ola de secuestros que afectó a empresarios, funcionarios y ex candidatos políticos.

Entre los plagios que causaron mayor impacto está el de Alejandro Ruiz Arretche, propietario del bar Las Pulgas, donde precisamente se presentan integrantes de Narcocorridos. Ruiz Arretche fue secuestrado en agosto de 2005, cuando era delegado municipal durante la administración del priista Jorge Hank Rhon. Horas después de su plagio, fue liberado.

En septiembre de 2007, el entonces dirigente local de Coparmex y amigo del procurador del Estado, Jacobo Ackerman, fue secuestrado, para momentos después ser liberado.

Días después fue privado de la libertad Gabriel Cota, concesionario del palenque de Tijuana y ex candidato a senador por el Partido de la Revolución Democrática. Cota López hasta el momento no ha aparecido.


Alberto Capella Ibarra.
En enero de 2008, fue secuestrado otro integrante del gabinete de la administración de Jorge Hank Rhon. El también empresario Luis Arturo Valdez Otáñez fue secuestrado cuando se encontraba en uno de sus negocios, sin que hasta el momento se conozca su paradero.

Los plagios motivaron que la cúpula empresarial, a través del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública, realizara una serie de protestas y manifestaciones públicas, como espectaculares y desplegados de prensa con la leyenda S.O.S. y una marcha de 16 días por todo el estado.

El titular del movimiento era Alberto Capella Ibarra, quien, por presión de la cúpula empresarial, fue nombrado, en 2007, secretario de Seguridad Pública de Tijuana durante el primer año de la administración panista de Jorge Ramos Hernández.

La inconformidad de los empresarios motivó que con el paso del tiempo los principales responsables de secuestros fueran detenidos, como ocurrió entre 2009 y 2010 con Teodoro García, Filiberto Parra Ramos y Raydel López.

Los plagios continúan en Tijuana, pero impactan en menor grado a la cúpula empresarial. Los hombres de negocios han estado ausentes en manifestaciones impulsadas por médicos, quien han sido víctimas de los miembros del crimen organizado.

De quienes encabezaban las protestas, actualmente Alberto Capella Ibarra está como asesor del presidente municipal de Tijuana, Carlos Bustamante Anchondo; Jacobo Ackerman es delegado de la Secretaría de Economía, y Roberto Quijano, también dirigente local de Coparmex, es consejero suplente del Consejo Estatal de Transparencia.

Además la percepción que se tenía de uno de los principales responsables de la ola de secuestros, Jorge Hank Rhon, ya que durante su gestión como alcalde de Tijuana (2004-2007) aumentaron, ha cambiado. El empresario del hipódromo Caliente ya es visto como un benefactor porque el ascenso de su equipo de fútbol, Xolos de Tijuana, impulsará el turismo en la ciudad.

Al parecer el hartazgo del que habla Edgardo Buscaglia está lejos en los grupos de poder de Tijuana, en estos momentos todos pueden entonar el final del narco-corrido: "Aquí los esperamos. Welcome to Tijuana. Bienvenida a Tijuana. Bienvenida a mi amor. Bienvenida a mi suerte. Bienvenida a la muerte".

No Olviden Dar Click En "Me Gusta" Aqui Abajo ↓

Temas Relevantes