20 jul. 2015

La Llamada De "El Chapo" Guzman A Peña Nieto Soy Joaquín Guzmán Loera,Desde Este Momento Tu Vida Me La Reservo Yo



¿Qué significa que Enrique Peña le tomara una llamada telefónica al narcotraficante más buscado del mundo, Joaquín Guzmán Loera? ¿Y que el jefe del Cártel de Sinaloa lo amenazara de muerte? ¿Por qué a poco tiempo de que el PRI decida quién será su representante en las contiendas electorales rumbo a Los Pinos en el 2012?

El escritor Rafael Loret de Mola ha publicado el libro “Nuestro Inframundo: los 7 infiernos de México” y desde junio del 2011 lo promueve. Asegura que ha sufrido la censura, incluso de su antigua casa editora, Océano, que decidió romper su contrato debido a diferencias en el contenido con el autor.

A pesar de las reservas con las que debe tomarse el trabajo periodístico de Loret, quien hila su narrativa desde el peligroso observatorio de la invasión a las privacías y a veces la imposibilidad de aportar más pruebas que su propia palabra, resalta de inmediato aquella conversación entre Peña y el Chapo, a pesar de estar rodeada de otras historias como la vida juvenil del actual presidente mexicano, Felipe Calderón o los orígenes brasileños de Margarita Zavala, junto con revelaciones, casi chismosas, sobre Ernesto Zedillo, Salinas de Gortari, el padre del actor Jaime Camil, a quien señala como traficante de armas o el propio Manlio Fabio Beltrones.

La llamada que involucra una amenaza de muerte expresada directamente a él, la trascribe el escritor en una breve conversación, incluida casi al final del libro en el capítulo 7. Allí el periodista dice que a raíz de la detención del hijo de Emilio Gamboa Patrón en el 2010, el ex gobernador mexiquense se ofreció a ayudarlo personalmente para que saliera de prisión pero cuando colgó el teléfono, una segunda llamada entró a su número.
-¿Gobernador, eres tú?
– Sí. ¿Quién habla?
-Toma nota, gobernador. Soy Joaquín Guzmán Loera. ¿Te suena el nombre? Ya sé que tú protegiste a los sicarios de Arturo Beltrán.
-No sé de qué me habla -dijo Peña Nieto.
-Desde este momento tu vida me la reservo yo. No vas a llegar a la Presidencia.
Luego, el escritor dice que el día de su boda, a Peña se le notaba muy nervioso.

Ese capítulo 7, llamado “Futuros gobernantes”, menciona además a otro mexiquense, el obispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda, pero también dice que Carlos Salinas es uno de los dueños de dos diarios, La Crónica y La Razón, que Zedillo es accionista de Prisa y que Vázquez Raña era el prestanombres de Echeverría.

¿Pero qué significa aquella conversación? ¿En verdad Peña Nieto protegió a los Beltrán Leyva? Guzmán, en la lista de la bizarra revista Forbes, es ubicado en el casillero 55 entre los hombres más poderosos del mundo, incluso arriba del propio Felipe Calderón.

La cartografía del narcotráfico en el Estado de México está más que estudiada y se conoce a los grupos que operan, incluso desde Toluca y con la protección de autoridades federales, como narra otro periodista, Francisco Cruz, en el libro Tierra Narca, que tuvo en legajos de la propia PGR una de sus fuentes más importantes para la documentación. Cruz no dejó cabos sueltos pero luego de revisar 10 mil hojas, debió reservar algún tipo de “primicia” para una eventual reedición. Sólo él lo sabe pero personal que trabajaba en la delegación de la PGR y que luego fue reubicado, revelaba que había información referente al entonces Ejecutivo y que se trataba, precisamente de algunas llamadas telefónicas interceptadas por agentes federales.

Curiosamente Cruz publicó hace pocos meses una investigación sobre los negocios de la familia Calderón Zavala que logró a la sombra del poder. “Las concesiones del poder” le valieron al periodista una demanda por supuesta extorsión que interpusieron los asesores de la diputada Mariana Gómez del Campo, sobrina de la pareja presidencial. Cruz denunció el caso ante instancias de derechos humanos, pues teme otro tipo de agresiones. Él mismo escribió en coautoría “Negocios de Familia, la biografía no autorizada de Enrique Peña Nieto”, un tiempo atrás y resultó ser el compendio más exacto sobre la vida pública del ex mandatario y la historia del Grupo Atlacomulco.

Las diferencias entre los periodistas mencionados son enormes. Cruz tiene apenas cuatro investigaciones pero todas ellas han pasado las pruebas de la credibilidad. Loret, con 31 libros a cuestas y un estilo que engancha pero hace dudar, no hace mucho escribía sobre el propio Peña Nieto, quien supuestamente le confesaba al reportero su carácter infiel y dos hijos fuera del matrimonio con su primera esposa, la fallecida Mónica Pretelini.
Las revelaciones de Loret, ciertas o no, coinciden con el narcomapa mexiquense en cuanto a la presencia del Chapo y los Beltrán y contribuye a descopetar, aunque sea un poco, a quien es el más adelantado precandidato que quiere gobernar el país. Peña Nieto no está solo. Detrás de él, en los controles de la materia gris, se ubica a Carlos Salinas Gortari y como operador a Arturo Montiel, nacido por segunda ocasión en el Teatro Morelos de Toluca, cuando aquellos que lo hundieron por seis años se le entregaron en un monumental aplauso que hizo enrojecer de satisfacción al tío de Peña Nieto.

Temas Relevantes