20 oct. 2015

Enfrentamiento Entre Traficantes Del "Mayo" Zambada



El asesinato de Sergio Poblano Castro y su familia, incluido un niño de 12 años, fue identificado por el Consejo Estatal de Seguridad como resultado de un pleito interno del Cártel de Sinaloa que se ha llevado por dos años en la sierra de Ensenada. Y como presuntos responsables, ubican a gente de José Ramón Valencia Hernández “El Cepillo”. Ambos grupos clasificados como traficantes de Ismael “El Mayo” Zambada

Enfrentamiento entre traficantes de “El Mayo”

Una ceremonia fúnebre tradicional del pueblo indígena Kumiai “La Huerta”, a 50 kilómetros al sureste de Ensenada, marcó la despedida de las cuatro personas acribilladas el 10 octubre cuando éstas platicaban de ventana a ventana a bordo de dos camionetas, sobre la calle principal de Ojos Negros. Todos eran originarios de esa comunidad.

Registrado en la delegación Real del Castillo, éste es uno de los incidentes más sangrientos de los que se tengan memoria, desde el presentado en la ciudad en 1998, cuando en la delegación El Sauzal, en el predio “El Rodeo”, 17 integrantes de una sola familia fueron ejecutados por una supuesta venganza entre sicarios.

El día del homicidio en Ojos Negros, el objetivo, dicen las autoridades, era Sergio Poblano Castro alias “El Bibi”, de 36 años de edad, quien en 2007 fue detenido por portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército; en septiembre de 2010 por comercio de droga y portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército; y en 2012 por posesión de droga. En cada ocasión fue liberado.

Eran las seis de la tarde del sábado y el sol todavía iluminaba el poblado, cuando los sierreños en dos camionetas detenidas en medio de las calles Juan Castro y Teniente Miguel Guerrero, convivían de carro a carro. “Los habíamos visto por aquí, sabemos que son de aquí, pero no los conocemos”, narraron testigos de la sangrienta escena.

La tranquilidad de la comunidad de pronto se vio alterada cuando un automóvil de modelo viejo, tipo Cherokee, color verde, se aproximó a los vehículos estacionados y sin detener su marcha, desde su interior dispararon con armas de fuego, asestando de manera certera a los ocupantes de ambas camionetas. Después atravesaron el pueblo con más detonaciones al aire, hasta salir por la carretera hacia San Felipe.

Pasaron incluso a unos veinte metros del retén militar que mantiene el Ejército Mexicano en la entrada a Ojos Negros, pero no hubo detenidos.

Los vehículos baleados

Junto a “El Bibi” fallecieron tres personas más, todos familiares del comisariado Víctor Arce Burgoin. La víctimas fueron su hijo Víctor Arce Poblano, de 27 años de edad, quien se encontraba en el asiento del piloto en una camioneta azul; su hijo de crianza, Ángel Eduardo Rico Arce, de 12, en el asiento trasero de la misma camioneta; al igual que su yerno, Adán Rojas Delgado, de 17, en el asiento del copiloto. Sergio Poblano era su cuñado, éste ocupaba solo la otra camioneta, color blanco, donde según información de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), encontraron el cuerpo inerte del hombre, empuñando un arma 9 milímetros en su mano derecha.

Testigos refieren que un quinto hombre, que al parecer sobrevivió al ataque, bajó de la camioneta azul en la que viajaban los dos menores de edad y abordó una Tundra color guinda, con placas de Estados Unidos, misma que fue reportada como robada y localizada más tarde en Puerta Trampa, en el trayecto que lleva directo hacia la comunidad de La Huerta, en la sierra, donde residían los hombres y el menor baleados.

Temas Relevantes